Fotografía del Aura


El fenómeno de las energías sutiles y de la realidad multidimensional del ser humano resulta cada vez más claro.

Nos desplazamos hasta la Feria Esotérica de Atocha, celebrada cada año en diferentes fechas en las estaciones de primavera y otoño en la capital madrileña.  Entre los stands y exposiciones encontramos una que nos llama en especial la atención, Fotografía del Aura. Junto a Víctor Adell Queralt, experto en fotografía e interpretación del aura internacional, profesor de lectura del aura, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y autor del libro “S.O.S. Espíritu, mi experienciacon el aura” nos disponemos a descubrir este nuevo mundo para muchos. Víctor Adell realiza actualmente exposiciones en Estocolmo, Lisboa, Oporto, Madrid, Valencia, Málaga, Barcelona, entre otras ciudades.

Sabemos que tenemos al menos seis cuerpos energéticos sutiles que se superponen al cuerpo físico, dicho cuerpos de los que hablamos vibran de forma diferente, razón por la cual no se pueden percibir por los cinco sentidos comunes. Esta teoría fue descubierta por el ingeniero Semyon Davidovitch Kirlian, el mismo que descubrió el efecto de los campos electromagnéticos y cómo fotografiarlos, en 1939. Pero desde dicho descubrimiento la tecnología ha evolucionado mucho.

“Estamos ante un nuevo despertar”, afirma Víctor Adell ¿Cómo funciona la fotografía del aura? Actualmente se captan los datos de la persona y se transforman en una escala de colores que reproducen de forma virtual tu energía. Estos datos son enviados al ordenador y se imprimen. A través de estos colores se pueden averiguar los centros energéticos más activos de la persona, plasmándolos en el papel mediante una paleta infinita de colores y tonalidades.

¿Existe un plano más allá del artístico en la fotografía del aura? “La fotografía del aura es realmente importante para quien la recibe. Puede cambiar la vida de las personas”, apunta el intérprete. En función de los colores con los que se represente tu aura se atribuyen un elemento, una serie de estados emocionales, incluso puede servirnos para reconducir nuestra energía. Ver dichos colores ayudaría a abrirse a realidades nuevas y a tomar conciencia de ellas. Una forma de conocerse mejor así mismo, a la vez, de dar un paso más en el camino y evolución espiritual. “Le damos mucho valor a la espiritualidad, algo que en este momento hace mucha falta” añade Víctor Adell.



Colores e Interpretación

  • Blanco, este color simboliza la bondad, la verdad y la conciencia del ser. Puede parecer un poco frío y distante con el mundo terrenal. La armonía simboliza la paz interior y la realización.
  • Violeta, este color simboliza la intuición, la nueva era, la capacidad de transformar lo negativo en positivo. Humildad, liberación y perdón.
  • Azul, este color simboliza la creatividad, la seguridad y la comunicación. Grandes ideales y capacidad de visión.
  • Verde, este color simboliza el amor, el corazón y la relación pura como energía. Implica cambios y dejar ir lo que ya no sirve. Alaba al amor verdadero y deshecha el resto.
  • Amarillo, este color simboliza la sabiduría y el entendimiento racional. Proyecta una vibración mental determinada en función de su equilibrio. Si se focaliza correctamente lleva a la persona al poder personal.
  • Naranja, este color simboliza las sensaciones a “flor de piel”, la sensibilidad y la percepción. Carpe diem. También simboliza la sexualidad y la sanación.
  • Rojo, este color simboliza la vitalidad, la energía y la actividad física. En su aspecto negativo puede indicar estrés. Representa la conexión con el elemento tierra.



Comentarios